Una de las obras más conocidas de Jose Luis Alonso de Santos, La estanquera de Vallecas, arrasa en Sudamérica.


El pasado 19 de mayo, se estrenó en los cines de México, Chile, Brasil, Argentina, Colombia, Bolivia y Uruguay, esta readaptación de la obra de teatro, La estanquera de Vallecas, que ya fue llevada al cine por Eloy de la Iglesia en 1987.

Esta obra fresca y divertida, se escribió para ser representada en un teatro, pero su llegada al cine ha consolidado su éxito, con más de siete millones de espectadores. El uso del humor y de un lenguaje popular y actual conecta con el espectador, y parece ser una de las claves de su triunfo.

La obra trata sobre un atraco en un estanco, que termina bien, ya que los ladrones al principio pueden parecer los antagonistas, pero resultan ser amigables, e incluso uno de ellos llega a enamorarse.

Pretende denunciar la ruptura social existente entre, en este caso, entre la policía y los atracadores, reflejando, así, una situación social real y una marginalidad impuesta por las clases pudientes que oprimían a las clases obreras.

Trata, además, un tema recurrente en la época en la que fue escrita (los inicios de la democracia): la consideración de la autoridad como enemiga de la sociedad, probablemente debido a la fatal etapa de la que acababa de salir el país. Una España que comenzaba su andadura hacia la libertad con pasos inciertos entre innumerables peligros.

Constituye una obra sencilla, logrando complicidad con los espectadores, en la que se muestra el ambiente de delincuencia menor en el que se encuentran sus protagonistas.

El autor, J. L. Alonso de Santos, tiene en su haber diversas obras de renombre, como Bajarse al moro, con la que obtuvo el premio Tirso de Molina en 1984, con las que entretiene y divierte su público.

Noelia de Santos

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar