SALONICA
Yacimiento de Poza de la Sal
Este yacimiento está situado en la comarca de la Bureba, provincia de Burgos. Debido a la gran importancia de la sal para el hombre, diferentes civilizaciones, entre ellas la romana, se establecieron en la localidad de Poza de la Sal durante la historia para su mayor aprovechamiento.
El descubrimiento de los beneficios de la sal de éste lugar comienza en el Neolítico hasta llegar al conocimiento de los romanos, quienes mejoraron el
método de extracción durante los siglos II y III d. C. Llegando la explotación hasta el siglo XIX.
Actualmente el estado de conservación del yacimiento de sal es muy pobre e insuficiente debido a la falta de recursos económicos. En el yacimiento encontramos uno de los pozos que utilizaban para almacenar la salmuera (agua salada extraída del subsuelo a través de los pozos).
Un dato curioso de su construcción es que hacían pozos llamados “cañas” por los que introducían agua dulce que recogían de manantiales y que al ir atravesando los túneles subterráneos provocaba la disolución de la sal que había en las rocas, un concepto ingenioso y totalmente productivo en la explotación de la sal.
Durante el reinado de Carlos III, para un mayor dominio de las explotaciones salineras del monarca, se crearon reglamentos con los que gestionar la producción del monopolio de la sal. Y por ésta razón se creó el edificio y los almacenes reales de Poza de la Sal, que fueron controlados por los funcionarios reales. Desde mediados del siglo XX se abandonó la producción de la sal, quedando todas estas instalaciones abandonadas.
A través de diferentes ayudas se ha puesto en marcha de nuevo como interés turístico ésta actividad. En estos momentos en diferentes establecimientos del pueblo se comercia con este producto.
En mi opinión lo primero que habría que hacer es dar a conocer tanto el yacimiento como su riqueza histórica. Se podrían realizar campamentos, talleres o excursiones para enseñar a los más pequeños su importancia y cultura.
El mayor problema que presenta es la dejadez en cuanto a la conservación. El yacimiento se está perdiendo por falta de recursos y fondos económicos. Habría que recaudar dinero a través del pago de visitas guiadas, que ya está poniendo en práctica el Ayuntamiento de la localidad de Poza.
Es desconcertante cómo tenemos un yacimiento que rebosa riqueza y cultura en nuestro entorno y, sin embargo, muy poca gente lo conoce. Solamente en éste lugar pudieron los romanos utilizar estos métodos tan ingeniosos para extraer sal por la peculiar forma que tenía el subsuelo. Esa es una de las razones por la que este sitio es único.
En mi opinión en este lugar se aprecia la mentalidad práctica de los romanos al ingeniar una nueva técnica para la extracción de sal. Recomiendo visitar este yacimiento porque te transporta a la era romana y a su ingeniosa forma de pensar.
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar